viernes, 17 de diciembre de 2010

Synergy. Audion

Audion, el quinto proyecto de Larry Fast como Synergy
Audion (1981), el quinto álbum de Synergy.
Cuando empezó el proceso de composición de su quinto álbum, Audion (1981), Larry Fast acababa de finalizar su colaboración de cuatro años (1976-1980), en los Bell Labs, cuyos frutos se vieron mínimamente reflejados en su álbum Games (1979). Sin embargo, los precios prohibitivos de los nuevos instrumentos digitales que comenzaban a aparecer en el mercado, como el Crumar GDS, el Fairlight CMI o el NED Synclavier y el hecho de no pertenecer a su círculo de desarrolladores, no le permitieron a Fast acceder a la tecnología digital que había experimentado en el avanzado centro de investigación.

No sería hasta 1987, en su álbum Metropolitan Suite con el que Larry Fast podría abrazar de lleno la era digital. Aunque hasta entonces no pudo disponer de ella en sus propios álbumes, sí lo hizo, no obstante, en el álbum Peter Gabriel 4 (1982), y en sus colaboraciones en trabajos de otros artistas.

Por tanto, para Audion Larry Fast se tuvo que conformar con refinar todavía más sus grabaciones analógicas. Desde un punto de vista de síntesis, Fast estuvo capacitado para explorar las texturas sonoras con un mayor grado de detalle gracias a un equipo más sofisticado, en el que destacaba especialmente el Sequential Circuits Prophet 5, mayor control del ordenador en algunos procesos como la secuenciación y el complemento de los efectos digitales.

En esta ocasión, el Synergy Studio había alcanzado el suficiente grado de sofisticación como para obtener por vez primera resultados óptimos en ocho pistas, no muy alejados de los resultados que obtendría Fast en la mezcla final en los estudios The House Of Music en 24 pistas.

Larry Fast, Synergy protagonista en la revista Contemporary Keyboard en 1980
Larry Fast en la portada del número de mayo de 1980
de la revista Contemporary Keyboard con el equipo 
que utilizaba en directo con Peter Gabriel.
Audion, fue grabado entre enero y junio de 1981, y supuso un regreso a las influencias clasicistas de sus primeros discos con temas sustancialmente más cortos. Asimismo este disco incluía un curioso y un tanto enigmático subtítulo que rezaba "Electronic Compositions For The Post Modern Age".

Como Fast ha manifestado en algunas ocasiones, Audion era el álbum que el sello Passport Records estaba esperando, un LP compuesto íntegramente por temas cortos y por tanto "radiables", que era algo que ya le habían sugerido hacer en sus trabajos anteriores. Sin embargo, por extraño que parezca fue el álbum en el que menos influyó el departamento de A&R de la discográfica con sus opiniones y sugerencias, y fue el propio Larry Fast quien les ofreció un producto con el que estarían encantados, como así fue finalmente.

El álbum se abre con "Orbit Five", que es una breve introducción sinfónico-cósmica sin mucha trascendencia. A continuación "Revolt At L-5" es el primero de una serie de tres temas que podríamos calificar como rock instrumental electrónico. En este caso se trata de una rítmica pieza con un sonido que simula un órgano Hammond en uno de sus motivos melódicos, mientras un sintetizador en segundo plano simula una guitarra eléctrica. Aunque están muy bien las percusiones que se suceden durante todo el tema, es una pieza melódicamente bastante simple y repetitiva.

El estilo rock continúa en "Terminal Hotel" que tiene unas percusiones similares al anterior sobre fondos cósmicos, y una melodía principal con una guitarra eléctrica muy bien simulada, con cierto aire de blues de aire misterioso al principio, para después cambiar por completo el tono y el tempo convirtiéndose en una pieza más dinámica por momentos, si bien de nuevo regresa a los motivos del inicio, configurando un tema cansino por el ritmo que llevan el bajo y las percusiones. "Electric Blue", la cuarta pista y también la más extensa del álbum tiene un sonido al inicio que fue "sampleado" sin acreditar por el dúo británico The Future Sound Of London para su tema "Snake Hips" de la segunda edición de su álbum ISDN (1994/95). Se trata básicamente de una balada rock, que por momentos parece que hubiera necesitado incluir una letra. Tiene un aire solemne, incluso con varios 'solos guitarrísticos' sobrevolando la melodía principal. Podría pasar perfectamente, para el oyente poco avezado, por un tema de Jan Hammer. Todo ello configura otro tema aburrido, interesante desde el punto de vista técnico por la emulación de sonidos de guitarra eléctrica, pero que conceptualmente no deja de ser un instrumental rock bastante divagatorio.

"Ancestors" continúa con la tónica de percusiones lentas y de aire solemne que han venido presidiendo todo el álbum hasta el momento. Aquí no obstante, el desarrollo musical es más interesante, con largos acordes cósmico-sinfónicos suspendidos y realizando diversas variaciones sobre las percusiones que van aumentando progresivamente en intensidad, configurando una pieza que parece pensada para acompañar imágenes. "After The Earthquake" por su parte, tiene un inicio anunciatorio de estilo cósmico, que puede recordar a los típicos "himnos" electrónicos que suele componer el griego Vangelis. De hecho guarda un cierto parecido con el tema "Five Circles" de la banda sonora de Chariots Of Fire (Hugh Hudson, 1981). Un documental de superación en el deporte hubiera sido el marco ideal para esta música. Ciertamente, no resulta extraño que fragmentos editados de las piezas "Ancestors" y "After The Earthquake" las utilizara Larry Fast en 1982 para completar la banda sonora del docudrama The Jupiter Menace, dado que son temas que se adaptan perfectamente al lenguaje cinematográfico.

Con "Falcons And Eagles" se inicia otro grupo de temas con un claro aire que oscila entre la música antigua, la barroca y la clásica. En este caso, la pieza tiene un motivo musical absolutamente pastoral, con su melodía de flauta y sus cuerdas clasicistas, incluso con sonidos de viento que nos trasladan sonoramente como mínimo a una escena de caza en la corte de Luis XIV. Por su parte "Flight Of The Looking Glass" es con diferencia el mejor tema del disco, el más dinámico, con sonidos de cuerdas llevando el peso de la melodía principal totalmente clásica también. Cuando la escucho me viene a la cabeza una escena de la película Amadeus (Milos Forman, 1984), de películas de estilo cortesano con interminables pasillos con decenas de puertas y estancias repletas de lujo y ostentación.

La penúltima pieza, "Shibolet", tiene por el contrario una melodía medieval de cuerdas, con sonidos de flautas acompañadas de percusiones similares a las del resto del álbum. Sólo con escuchar el tema, nos imaginamos una Audiencia Real en la corte de Ricardo Corazón de León o una escena de cualquier película o novela de ambientación medieval. No obstante, de repente, la pieza cambia por completo, con un motivo musical totalmente contemporáneo que parece otro tema distinto incrustado en medio, sin ningún motivo, para de nuevo regresar a la escena de fiesta en el castillo.

Por último, "An End To History", la pieza con la que concluye Audion supone una vuelta a temas musicalmente más contemporáneos, en este caso constituyendo una pieza de naturaleza sinfónica con cierto ambiente cósmico, no muy destacable, aunque ya vaticina aspectos estilísticos que Fast retomaría en Metropolitan Suite (1987).

Dentro del terreno de lo anecdótico, valga mencionar que dos temas de Audion, en concreto "Shibolet" y "Ancestors" respectivamente, fueron versionados años más tarde por parte de Rob Hubbard -compositor de bandas sonoras para videojuegos míticos como Commando o Sanxion-, en las versiones para el micro-ordenador Commodore 64 de los juegos Master Of Magic (del sello Mastertronic, 1985), y Zoids: The Battle Begins (de Martech, 1986).

Desde el punto de vista musical, Audion es como una recapitulación de la música que Larry Fast había venido desarrollando desde 1975. El hecho de utilizar unas fórmulas un tanto caducas y la clara intención de crear un álbum de temas cortos ideales para el formato musical radiofónico siempre me han hecho recelar de este LP que a pesar de algunos aciertos, es el que tengo en más baja estima de toda la discografía de Synergy.  

Audion es un álbum ecléctico que creo que ha envejecido mal. Aunque desde el punto de vista técnico pudiera significar un paso adelante en la carrera de Synergy, musicalmente siempre me ha parecido un álbum pobre, poco atrevido, alejado de la experimentación y bastante autocomplaciente. A pesar de piezas como la notable "Flight Of The Looking Glass", nos encontramos un álbum poco centrado temáticamente, con piezas cortas que no permiten que Fast se desarrolle plenamente desde el punto de vista musical, algo que en parte se vería reflejado en algunos temas de Metropolitan Suite. Pienso que el intenso y absorbente trabajo como mano derecha de Peter Gabriel, no sólo como músico de estudio y directo, sino también como productor electrónico, así como el hecho de que fuera cada vez más solicitado como músico de sesión y programador, afectó sobremanera al proyecto artístico de Larry Fast como Synergy, que tras este álbum sufriría un parón de seis años.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada