viernes, 18 de febrero de 2011

Electroacoustic Music Vol. IV. Synthesiser ANS 1964-1971

Los pioneros de la música electrónica soviética en el álbum ANS 1964-1971
El recopilatorio ANS 1964-1971.
Tras un trabajo de más de 20 años, en 1958 el ingeniero Evgeny Murzin tuvo finalmente concluido el prototipo de su sintetizador foto-electrónico ANS. Al año siguiente el mastodóntico instrumento, de alrededor de 400 kilos, fue trasladado desde la dacha del inventor a una estancia del apartamento-museo dedicado a la figura de Scriabin en Moscú. Al fin y al cabo las siglas que daban nombre al instrumento pertenecían a las del insigne compositor Alexander Nicolayevich Scriabin, cuyas habilidades sinestésicas y teorías teosóficas sobre la música inspiraron a Murzin en el desarrollo de su instrumento.

El momento político en la Unión Soviética no era el idóneo para la música de vanguardia, dado que el Partido Comunista había declarado una cruzada contra las decadentes modas culturales occidentales, entre las que se encontraban las manifestaciones artísticas innovadoras como la música electrónica.

Así y todo la política de Nikita Kruschev era algo más laxa que en el período estalinista y gracias a que había otras expresiones culturales capitalistas aparentemente más perniciosas, así como el hecho de que en la Unión Soviética no había precedentes de investigaciones importantes en el campo de la síntesis sonora más allá de algunos experimentos aislados, Murzin pudo organizar un laboratorio en las dependencias del Museo Scriabin sin levantar suspicacias por parte de las autoridades.

Después de unos primeros y efímeros experimentos musicales con el ANS a cargo de Andrei Volkonsky, el siguiente problema que se le presentaba a Murzin era el de atraer a un grupo de compositores que estuvieran interesados en la experimentación con la música electrónica. Para ello puso un anuncio en el Conservatorio de Moscú que rezaba: "Aquellos que estén interesados en el nuevo equipamiento electrónico y en la posibilidad de trabajar en la esfera de la síntesis sonora llamad al número de teléfono...".

En 1960, Evgeny Murzin fundó en Moscú el laboratorio experimental de música electrónica. Los primeros estudiantes en llegar atraídos por la novedad fueron los compositores Edward Artemiev y Alexander Nemtin, el estudiante de pedagogía musical Oleg Buloshkin y el ingeniero eléctrico Stanislav Kreitchi, estos últimos también con formación musical. Hacia 1967 trabajarían en el grupo los compositores Shandor Kallosh, Alfred Schnittke, Sofia Gubaidulina y Edison Denisov.

La gran controversia creada por esta audaz iniciativa entre la comunidad musical soviética creó un clima de hostilidad hacia la música electrónica en general y hacia los mencionados músicos en particular, especialmente por parte de compositores de generaciones anteriores. Hay que tener en cuenta que en aquella época en la Unión Soviética, la música electrónica no se veía tan siquiera como una forma artística, por apartarse de la ortodoxia musical y estar al margen de los límites impuestos por el Partido.

En 1964 con el inicio de la era Brezhnev se terminó con el relativo aperturismo de Kruschev, y las autoridades clausuraron el laboratorio de Murzin. El ANS estuvo relegado durante dos años en la Exposición Permanente de los Logros de la Economía Soviética. Finalmente en 1966 Murzin logró el apoyo institucional del Museo de Historia y Reconstrucción de Moscú y la ayuda e influencia del compositor Dmitri Shostakovich, con lo que el Estudio Experimental de Música Electrónica (ESTEM, de sus siglas en ruso), volvió a abrir sus puertas. Todo esto se encontraba bajo los auspicios y el control del sello discográfico oficial Melodia, que sería el que publicaría en forma de LP la música producida por los compositores adscritos al estudio.

Los LPs ANS Electronic Music y Musical Offering obra de los miembros del Estudio Experimental de Música Electrónica de Moscú
Portadas de los LPs históricos
ANS - Electronic Music (1972), arriba,
y Musical Offering (1990), abajo.
En este contexto histórico se enmarca el recopilatorio que comentamos hoy: Electroacoustic Music - Volume IV. Archive Tapes Synthesiser ANS 1964-1971. Este álbum es un compendio en disco compacto de los dos LPs grabados por el ESTEM apadrinado por Evgeny Murzin, durante el período 1961-1971, para ser más exactos.

El álbum AHC - Электронная музыка (ANS - Electronic Music, Melodiya, 1972), fue el único publicado mientras estuvo activo el estudio, y aunque se grabó en 1968, no fue publicado hasta cuatro años más tarde. Desgraciadamente, el segundo LP, Музыкальное Приношение (Musical Offering), registrado en 1971, fue intencionadamente retrasado por la dirección artística del sello argumentando razones ideológicas, no viendo la luz hasta 1990. Denisov, Gubaidulina y Schnittke eran en aquella época compositores prohibidos por su enfoque musical heterodoxo e inconformista.

Gracias al empeño y al trabajo de la discográfica moscovita Electroshock Records de Artemiy Artemiev, en 1999 se reeditaron estas grabaciones históricas. En esta ocasión, el álbum apareció dentro de la serie "Electroacoustic Music", de la que se han publicado hasta la fecha nueve volúmenes recopilatorios dedicados tanto a músicos electrónicos rusos y de varias repúblicas exsoviéticas, como a artistas de muy diversas corrientes de vanguardia dentro del panorama internacional, entre los que se encuentran Victor Cerullo, Vidna Obmana, Jorge Antunes, Gottfried Michael Koenig, Dieter Moebius o el español Adolfo Núñez.

La trascendencia histórica de Electroacoustic Music - Volume IV. Archive Tapes Synthesiser ANS 1964-1971 es clave para entender la historia del sonido electrónico en la antigua Unión Soviética, estando contenidas en esta recopilación algunas de las primeras grabaciones de música electrónica jamás realizadas en aquel país. De hecho las seis primeras piezas del álbum pertenecen, en el mismo orden exacto, al LP Музыкальное Приношение (Musical Offering, Melodya, 1990), mientras que los temas que van del 7 al 12 se incluyeron en AHC - Электронная музыка (ANS - Electronic Music, Melodya, 1972), aunque en un orden distinto al de su edición en LP.

El álbum se abre con "Sacrament" de Oleg Buloshkin, una pieza de electrónica misteriosa, un viento gélido que en forma de barrido preside todo el tema, caracterizado por una sutil melodía de inspiración oriental. La pieza parece evocar el paisaje de la estepa hasta que concluye con una serie de sonidos de naturaleza percusiva.

Sofia Gubaidulina está representada por el tema "Vivente-Non Vivente" de 1970, que es su única pieza creada con el ANS y también la única totalmente electrónica de su carrera. Se trata de un tema de fría electrónica experimental, que podría encajar en una película de terror por sus sonidos fantasmagóricos.

Los miembros del Estudio Experimental de Música Electrónica posan ante el sintetizador foto-electrónico ANS de Evgeny Murzin
Los miembros del Estudio Experimental de Música Electrónica creado por Evgeny 
Murzin. De pie, de izq. a dcha. Edward Artemiev, Alfred Schnittke, Alexander Nemtin 
y Edison Denisov. Sentados, de izq. a dcha. Oleg Buloshkin, Sofia Gubaidulina 
y Stanislav Kreitchi.
A continuación Edward Artemiev es el protagonista de los cortes tres y cuatro. El primero de ellos, "Mosaic" es uno de sus temas históricos. Compuesto en 1967, se trata de una pieza sumamente experimental, con barridos, bajadas y subidas del sonido, con patrones repetitivos y reverberaciones que vienen en oleadas, intentando representar un movimiento sonoro en el espacio. Esta pieza obtuvo un gran éxito y reconocimiento en los festivales de música electrónica de Venecia, Orange, Burdeos, Bourges y Colonia.

Le sigue "12 Looks At The World Of Sound", pieza de 1969 con la que Artemiev pretendió desarrollar una serie de variaciones acústicas realizadas con un solo timbre, simbolizando la idea de unidad del micro y el macrocosmos. Se trata de un tema ruidista, frío y maquinal en el que se alternan momentos tranquilos, de sonidos en un segundo plano a bajo volumen, con momentos en el que pasan a un primer plano cascadas de goteos, martilleos y otros sonidos de naturaleza percusiva y así sucesivamente. Por momentos da la sensación de que se amplificaran cientos de veces sonidos que son imperceptibles para el oído humano y se recrearan por medio de la electrónica. En cualquier caso se trata de una pieza intrigante y una de las más interesantes del álbum.

El compositor Edison Denisov está presente con "Bird's Singing", que como su propio nombre indica, es una recreación electrónica del canto de unos pájaros, en lo que se presenta sonoramente como una poblada selva ecuatorial, configurando una pieza muy elaborada con multitud de sonidos diferentes, con características muy distintas, como si de una gran sinfonía de ruidos selváticos se tratara. A éste le sigue Alfred Schnittke con el tema "Steam", que se inicia con un in crescendo en el que se repite un patrón de sonidos densos y reverberantes, de ambiente cósmico, que en su parte final parecen crear el símil de un cohete espacial despegando que se pierde en la distancia del espacio mientras el sonido se diluye progresivamente.

Los temas que aparecen a continuación pertenecen originalmente al LP ANS - Electronic Music de 1972. Esta parte del álbum incluye temas de los músicos que se incorporaron a la primera encarnación del estudio de música experimental de Evgeny Murzin en el período 1960-1964.

El sintetizador foto-electrónico soviético ANS creado por Evgeny Murzin entre 1937 y 1957
El sintetizador foto-electrónico ANS.
Uno de ellos, Alexander Nemtin está presente con dos piezas: "Tears" y "J.S. Bach: Choral Prelude C-Dur". El primero es un tema de clara vocación melódica, con sonidos bastante saturados y tono melancólico, mientras que el segundo supone una versión en clave electrónica de uno de los preludios corales del compositor alemán, en una recreación que brilla a gran altura y demuestra bien a las claras que el ANS no solamente es un sintetizador para crear composiciones experimentales, sino también para elaborar versiones de piezas barrocas con gran verosimilitud.

La pieza "Northern Tale" del compositor Shandor Kallosh nos devuelve al sonido más abiertamente experimental de otros temas del álbum. En este caso se suceden los sonidos gélidos, los golpeteos y otros ruidos reverberantes en primer plano, alternándose algún motivo melódico aislado con la recreación sintética de un violonchelo y un violín, que dibujan tonos inarmónicos, junto a recurrentes sonidos de tesitura vocal que se repiten de manera maquinal en su parte final.

Con "Voices Of The West", Stanislav Kreitchi desarolla una interesante pieza de clara intención melódica, en lo que parece querer ser una especie de recreación del Far West americano, con sonidos de lejano parecido a una armónica sibilante en su melodía principal, constituyendo un tema que extrañamente y quizá debido a la censura, en el álbum original se tituló "A Voice Of The East".

Edward Artemiev y Stanislav Kreitchi firman el histórico tema de la banda sonora del documental soviético "Cosmos", basado en pinturas cósmicas del artista Andrei Sokolov. La pieza, de poco más de doce minutos, representa también la duración de la película, que fue creada ex profeso como cinta de demostración para los pabellones soviéticos de la feria industrial de Londres de 1962.

Se trata de una pieza musical histórica, aparte de la más antigua de este recopilatorio, dado que fue compuesta por Artemiev y Kreitchi bajo el título de "Into Space" en 1961, constituyendo una de las primeras composiciones grabadas por sus autores con el ANS, y sin duda la primera para una banda sonora. El tema representa un compendio de diferentes momentos del film, con lo que nos encontramos con fragmentos más melódicos sucediendo a otros más ruidistas, siendo estos últimos los más abiertamente experimentales y cósmicos, que apelan claramente a símiles sonoros, como sucedía en la música de Forbidden Planet (1956), realizada por Louis y Bebe Barron.

Por último, de nuevo Kreitchi cierra el álbum con el delicioso "Intermezzo", un breve tema rítmico y muy melódico, calcando el estilo de la música 'lounge' de entonces. Podría ser la música de un anuncio de Martini protagonizado por Charlize Theron en Portofino, aunque quizá sería más propio para una propaganda de vodka Smirnoff con una Olga, una Irina o una Valentina, bellas espías del KGB tomándose un vodka Martini (?), mientras disfrutan del sol en la animada terraza de un balneario del Mar Negro a la espera de una nueva misión. Volviendo a la realidad, la pieza de Stanislav Kreitchi también puede recordar a experimentos similares llevados a cabo por Raymond Scott en temas como ¿"Portofino"?.

En 1970, a la temprana edad de 55 años, fallecía Evgeny Murzin. El Estudio Experimental de Música Electrónica de Moscú sobrevivió a su impulsor, si bien en 1972 un artículo en la prensa internacional que lo presentaba como el último refugio de la vanguardia musical soviética precipitó su cierre por parte de las autoridades. El sintetizador ANS, tras varios cambios de ubicación a lo largo de los años, actualmente se exhibe en el Museo Glinka de Cultura Musical de Moscú.

Como era de prever, y a pesar de la remezcla y remasterización del álbum, el estado de conservación del sonido de piezas con más de cuarenta y cinco años de antigüedad no es óptimo, ni mucho menos, y habida cuenta el ruido de fondo existente en varios de los temas, está claro que varias de ellas se masterizaron a partir de vinilo, algo especialmente ostensible en los temas pertenecientes a ANS - Electronic Music (1972).

Sin pretender un enfrentamiento entre los dos bloques con más de veinte años de retraso, es un hecho que la música surgida del Estudio Experimental de Música Electrónica de Moscú durante los años 60, y llevada a cabo por ese brillante grupo de jóvenes compositores soviéticos reunidos en este álbum, estaba como mínimo a la par de obras coetáneas de compositores occidentales, presentando en muchos casos una música más colorista, más diversa, incluso de una complejidad más que notable, pero al mismo tiempo menos intelectualizada y hermética que las de sus contemporáneos en Europa Occidental y Estados Unidos.

En la música de estos compositores soviéticos existe una clara intención de experimentar al mismo tiempo que de hacer accesible su música. Los ejemplos del tema "Intermezzo" de Kreitchi, los de Alexander Nemtin o el que abre el álbum de Oleg Buloshkin son una muestra de música electrónica no sólo para élites. Obviamente, no todos los autores tienen esta visión, pero incluso aquellos que en apariencia se decantan hacia una electrónica experimental más árida e inaccesible, se acercan más a experiencias como la llevada a cabo por el matrimonio Barron o Gil Mellé que al trabajo de Karlheinz Stockhausen, como es el caso de las piezas de Sofia Gubaidulina, Alfred Schnittke o del propio Edward Artemiev.

Por todos los motivos expuestos en esta reseña Electroacoustic Music Vol. IV. Archive Tapes Synthesiser ANS 1964-1971, es un documento sonoro ineludible para rastrear los orígenes de la música electrónica en la antigua Unión Soviética.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada