jueves, 13 de octubre de 2011

Musiques Électroniques en France. 1974-1984

El sintetizador EMS Synthi AKS en la portada del recopilatorio Musiques Électroniques en France. 1974-1984
Portada del CD recopilatorio Musiques 
Électroniques en France. 1974-1984.
Como ya se ha comentado en Audionautas en ocasiones anteriores, la historia de la música electrónica en Francia durante los años 70 fue tan rica como en Alemania, si bien nunca gozó del mismo reconocimiento mediático y mucho menos aún de su trascendencia histórica. Por entonces abundaban en la escena los 'francotiradores electrónicos', sujetos o células independientes que generalmente experimentaban en solitario y que no se encuadraban en ningún movimiento musical concreto basado en los sintetizadores.

Este hecho y el escaso o nulo reconocimiento que consiguieron la mayor parte de esos músicos dio como resultado unas carreras breves que apenas dejaron huella. No obstante, muchos de esos artistas casi anónimos atesoraban un legado discográfico tan desconocido como interesante, que ya fue recuperado de manera parcial en el año 2000 por el sello alemán Hobby Deluxe con su recopilatorio L'age d'analogue.

Siete años más tarde, Musea, el sello de Metz especializado en rock progresivo decidió aportar su granito de arena a la historia del sonido electrónico de su país, con un recopilatorio centrado en artistas de un marcado carácter 'underground', que también tuvieron su papel en esta historia, y que abarcaría la década comprendida entre 1974 y 1984. Así nacía Musiques Électroniques en France. 1974-1984 (2007), una antología publicada dentro del subsello Gazul y encuadrado en una colección denominada Les Zut-O-Pistes dirigida por el multi-instrumentista y cronista musical Dominique Grimaud.

Con una significativa portada, dedicada al sintetizador británico EMS Synthi AKS, protagonista de muchas aventuras electrónicas acaecidas en Francia, Grimaud realizó una selección de artistas afines a su trayectoria musical como los grupos Lard Free o Verto, así como sus propios proyectos Camizole y Vidéo-Aventures, y donde el único punto de conexión que se establece con L'age d'analogue es la presencia de Richard Pinhas y su grupo Heldon, piedra angular del sonido electrónico francés en los 70 y artista ineludible en toda obra que se precie sobre ese período.

La colección Les Zut-O-Pistes está inspirada artística y conceptualmente en los dos volúmenes del libro/collage Un Certain Rock (?) Français, publicados por Grimaud en 1977/78 y dedicados a glosar la historia de los grupos de rock franceses posteriores a Mayo del 68. Con cierto aire de fanzine en su diseño gráfico y haciendo hincapié en la historia de cada artista, su discografía y una crónica con fotografías de la época, se constituye Musiques Électroniques en France. 1974-1984, una compilación de 74 minutos que incluye abundante material raro e inédito.

El guitarrista electrónico Richard Pinhas, una de las figuras clave de la escena de música electrónica francesa en los años 70
Richard Pinhas ante un sintetizador ARP 2600 en su estudio 
privado en 1978. Foto: Patrick Jelin.
Dominique Grimaud, como protagonista de aquella época nos introduce en la historia de cada artista con sus amenos textos, al tiempo que nos adentramos en el análisis pormenorizado del álbum. 

El recopilatorio se abre con la pieza "Back To Heldon" interpretada en solitario por Richard Pinhas y que originalmente estaba incluida en el álbum de debut de Heldon Guérilla Électronique (Disjuncta, 1974). El tema viene a confirmar el talento efervescente de Pinhas, que con el auxilio del sintetizador EMS Synthi AKS, una grabadora Revox A77 y su inseparable Gibson Les Paul de 1954, es capaz de hacer magia.

Pinhas nos hipnotiza con los efectos y la secuenciación del sintetizador británico sobre los que se superponen lentos y ásperos punteos de guitarra, pero dando al conjunto un cierto tono paisajista, casi contemplativo por momentos. Hacia la mitad de su desarrollo se extinguen los sonidos guitarrísticos mientras los sintéticos entran en una fase donde la personalidad del AKS se hace evidente con sus efectos robóticos y repetitivos mientras se mantiene en segundo plano una melodía bastante primitiva de tres notas que se repiten en diferentes combinaciones hasta el final. Todo ello configura una pieza en la que se hace evidente la necesidad de Pinhas de trascender los límites que le impone la tecnología que maneja para alcanzar nuevas cotas, algo que conseguirá cuando poco tiempo después se haga con el sintetizador modular Moog.

A continuación el grupo Camizole, integrado para la ocasión por Dominique Grimaud y Bernard Filipetti presenta una grabación titulada "Electronic Alarm" realizada en directo en un festival sin determinar que tuvo lugar en 1975. Se trata de una pieza sustentada íntegramente en los sonidos de órgano y sintetizadores como el Synthi AKS, el Korg MiniKorg 700 y el teclado de presets/sintetizador monofónico Farfisa Syntorchestra. El resultado musical, propenso a un cierto ruidismo, no anda demasiado lejos de ciertos ambientes contemplativos cercanos a postulados minimalistas, o incluso a los primeros experimentos electrónicos de grupos como Tangerine Dream.

No en vano Camizole, en activo entre 1970 y 1978, fue un grupo que se vio muy influido por el rock psicodélico estadounidense, el 'krautrock' y el free jazz, destacando por encima de todo el carácter improvisado de su música y la teatralidad de sus apariciones en vivo.

Regresamos de nuevo a Richard Pinhas, en este caso firmando en solitario la pieza "Variations VII sur le thème des Bene Gesserit" incluida en su álbum Chronolyse (Cobra, 1976). El tema se configura como un estudio secuencial en el que destaca el dinamismo aportado por el potente sonido de bajo del Moog modular como único instrumento, que es sometido a continuas repeticiones, variaciones y superposiciones de pistas siguiendo las enseñanzas de la escuela minimalista de Philip Glass, pero con una sonoridad más próxima a algunos pasajes de los alemanes Tangerine Dream en álbumes como Phaedra (Virgin, 1974), o de los estadounidenses Mother Mallard's Portable Masterpiece Company.

Con Verto nos adentramos en el proyecto de otro guitarrista electrónico llamado Jean-Pierre Grasset y su extenso tema "Alice" grabado en directo el 8 de diciembre de 1976 y no incluido en ninguno de los dos álbumes que se conocen del artista. Para los más de quince minutos de esta pieza, Grasset utiliza una guitarra Fender Stratocaster de 1971 procesada a través de los módulos analógicos Série 11 de la firma francesa de instrumentos electrónicos RSF, de los hermanos Serge y Ruben Fernández, con los que el músico colaboró estrechamente, y que retroalimentan a dos grabadoras Revox A77.

Probablemente "Alice" es una de las sorpresas de este álbum, una pieza en la que se suceden momentos anárquicos con otros de matices nostálgicos, o aquellos donde se pasa de feroces rugidos analógicos que evolucionan hacia ambientes regurgitados de los 'frippertronics' de Robert Fripp, pero con una vocación más melódica. En su parte final retornan los momentos más anárquicos con punteos casi desesperados que en última instancia se desvanecen.

Gilbert Artman y los otros integrantes del grupo experimental francés Lard Free
El grupo Lard Free en 1978. De izq. a dcha. 
Xavier Baulleret, Gilbert Artman y Yves Lannes.
Uno de los grupos seminales de la época probablemente fueron Lard Free, encuadrados como Heldon dentro de la experimentación electrónica en el rock. En esta ocasión con "Spirale Malax" desarrollan una extensa pieza de diecisiete minutos en una versión alternativa inédita que no se incluyó en su álbum del mismo título de 1977 (también conocido como Lard Free III).

Gilbert Artman, Xavier Baulleret e Yves Lannes interpretan un tema en el que comparten protagonismo los ambientes casi fantasmagóricos del órgano, los motivos melódicos repetitivos del ARP Odyssey y los efectos propios del Synthi AKS con fraseos guitarrísticos anárquicos sumamente filtrados y con efectos de eco, en contraste con fondos percusivos industriales muy trabajados con diversos tratamientos de estudio que permanecen constantes a lo largo de toda la pista y que van variando hacia ruidos de maquinaria.

El artífice de esta antología y autor de los textos del libreto del CD, Dominique Grimaud nos presenta el breve tema "Tiny Tina" de su proyecto musical Vidéo-Aventures, que es una primera versión grabada en 1979 del tema "Tina" del EP Musique Pour Garçons Et Filles (Recommended Records, 1981), un breve y bastante rudimentario experimento con el EMS Synthi AKS, que está lejos de los resultados definitivos del tema que finalmente vio la luz, que contó con una instrumentación más amplia y una mejor producción.

De Grimaud pasamos a un artista iconoclasta como es Pascal Comelade que junto al músico y productor David Cunningham líder del grupo The Flying Lizards, nos presentan su pieza "Musique par correspondance 1, 2, 3, 4, 5" (1981), cuyo título obedece al hecho de que cada uno de los músicos grabó sus respectivas partes independientemente el uno del otro en sus estudios privados y se enviaban por correo los progresos que realizaban. Esta pieza es una rareza absoluta que previamente sólo se había publicado en una cassette de edición limitada de tan sólo 50 copias.

Estamos ante una extensa pieza minimalista de 'drone music', pero en un principio en una tesitura abiertamente más ruidista que va mutando con continuos filtrados hacia una especie de mantra. Tras finalizar esa primera parte que abarca nueve de los quince minutos de la pieza, y sin solución de continuidad, se desarrollan las cuatro partes restantes. En poco más de cinco minutos Comelade y Cunningham nos hacen viajar a través de ambientes de secuencias saturadas y muy filtradas en clave ruidista, a momentos presididos por sonidos chirriantes, casi de pesadilla acompañados de un órgano, o a momentos que recuerdan levemente al sonido producido por cintas reproducidas en modo 'reverse' y a menor velocidad en los fragmentos finales.  

Pascal Comelade vuelve de nuevo con la breve pieza inédita de 1981 "Bar Electric" firmada junto al español Víctor Nubla. En esta composición conviven sin inmutarse un sonido de bajo y diversos efectos del EMS Synthi AKS con una guitarra de plástico más los 'loops' de cintas con las voces de Nubla y las maracas que también interpreta éste último, dando como resultado una breve pero curiosa pieza electrónica experimental. 

Todos aquellos interesados en explorar la vertiente electrónica/electroacústica/minimalista de Comelade, tienen a su disposición en esta misma colección, Les Zut-O-Pistes, el álbum Back To Schizo (1975-1983) (2004), que recoge una de las facetas menos conocidas de la heterodoxa carrera del músico francés, abordada únicamente en sus tres primeros álbumes: Fluence (1975), Paralelo (1980), y Sentimientos (1982), así como en varias cassettes de ediciones limitadas que están también representadas en ese recopilatorio.

El dúo de música electrónica experimental Vidéo-Aventures integrado por Dominique Grimaud y Monique Alba
Monique Alba y Dominique Grimaud: Vidéo-Aventures.
Cerrando el álbum regresa Vidéo-Aventures con "Le Gord", un tema de 1984 íntegramente realizado con dos sintetizadores EMS Synthi AKS y un 'delay' analógico de guitarra MXR, que no había sido publicado anteriormente por el dúo formado por Grimaud y Monique Alba

Esta composición sigue la tónica de otros experimentos realizados con el sintetizador de EMS por el dúo, sonando a la vez entre robóticos y minimalistas, algo así como si R2-D2 y C-3PO estuvieran sufriendo al unísono una avería en sus circuitos de voz. Bromas aparte, se trata de una música electrónica sin concesiones, alejada de cualquier etiqueta posible.

Uno de los puntos fuertes de Musiques Électroniques en France. 1974-1984 estriba en la inclusión de rarezas, versiones en directo desconocidas y varios temas inéditos que escarban en las catacumbas del 'underground' musical francés para cubrir un territorio inexplorado, pero sumamente atrayente y que le otorgan al álbum un cariz abiertamente experimental. Quizá puede pecar, respecto a la variedad de L'age d'analogue, de ser un proyecto algo reiterativo concentrado en unos pocos artistas. No obstante, supone una propuesta mucho más arriesgada rayana con la arqueología sonora.

La prueba fehaciente de que no hubo mala música electrónica en Francia en los años 70 la ponen de relieve los dos recopilatorios publicados hasta la fecha: L'age d'analogue (Hobby DeLuxe, 2000), y Musiques Électroniques en France. 1974-1984 (Gazul Records, 2007).

Ciertamente, la música electrónica francesa que se desarrolló en los años 70 supuso una etapa creativa muy fértil. Tanto es así que muchos músicos, algunos de ellos destacados, no han tenido cabida en ninguna de estas dos antologías. Nombres como los de Bernard Szajner/ZED, Joël Fajerman, Bernard Fevre, Didier Bocquet, Philippe Guerre, Patrick Vian o Frédéric Mercier entre otros han quedado a expensas de que algún sello, tarde o temprano, los rescate del olvido al que el paso del tiempo los ha relegado injustamente.

Una de las particularidades de estos álbumes recopilatorios es la de demostrar la multitud de enfoques que existían en Francia a la hora de abordar el sonido electrónico, ya fuera desde la óptica del rock progresivo, la música experimental, el free jazz, el sonido disco o la música planeadora. Una variedad que sin duda pone en tela de juicio muchas ideas preconcebidas sobre el desarrollo de la música electrónica francesa durante los años 70 y que gracias a la aparición de antologías como Musiques Électroniques en France. 1974-1984, contribuyen a que se valore con mayor justicia este período.

No hay comentarios:

Publicar un comentario