viernes, 22 de junio de 2012

Anna Själv Tredje. Tussilago Fanfara

El grupo de música electrónica Anna Själv Tredje formado por Mikael Bojén e Ingemar Ljungström publicó en 1977 Tussilago Fanfara
Portada del álbum Tussilago Fanfara de 
Anna Själv Tredje creada por Tom Benson.
La historia de la música electrónica en los países escandinavos y sobre todo en Suecia, siempre ha sido especialmente rica, aunque al mismo tiempo poco conocida. Tal vez la escasa divulgación de sus hallazgos así como la localización periférica del país respecto a los epicentros en la creación y difusión de las principales corrientes del sonido electrónico han sido elementos determinantes para este desconocimiento.

Lo cierto es que la inquietud sueca por la música de vanguardia nació en 1933 con la creación de la asociación Fylkingen, dedicada en sus orígenes a la música de cámara, pero que un cambio en su orientación durante los años 50 la llevaría a organizar los primeros conciertos de música electroacústica en el país así como a promover 'happenings' y teatro experimental, pero sobre todo tendría un papel clave como impulsora del primer laboratorio sueco de experimentación electrónica. 

Gracias a la perseverancia de los compositores Knut Wiggen (entonces presidente de Fylkingen), y Karl-Birger Blomdahl en 1964 se fundaron en Estocolmo los estudios EMS (Elektronmusikstudion). No sería hasta 1970-72 cuando el primigenio estudio analógico daría lugar a un laboratorio híbrido analógico-digital, uno de los primeros de su clase en el mundo, en donde se desarrollaban las más modernas técnicas de investigación sonora y los más complejos procesos de generación musical por ordenador. Por él pasaron prestigiosos compositores de la talla de Gottfried Michael Koenig, Iannis Xenakis, Jon Appleton o Tamás Ungváry, cuyas obras destacaron por sus métodos de composición algorítmicos.

Entre los músicos suecos que tomarían parte en el desarrollo del centro estarían nombres importantes como los de Bengt Emil Johnson, Sten Hanson, Lars-Gunnar Bodin y Ralph Lundsten. Precisamente Lundsten, tras su paso por EMS a mediados de los años 60, se establecería por su cuenta manteniendo al principio una actividad musical paralela al estudio en el campo de la música electrónica experimental, pero que en las décadas de los 70 y 80 se abriría a otros estilos como la música cósmica, el 'ambient', el sonido disco o la new age.

Todo eso pasaba en Estocolmo, pero ¿qué sucedía mientras tanto en Gotemburgo? La segunda ciudad del país había sido testigo en 1957 del primer concierto de musique concrète y electrónica celebrado en Suecia, cuyo artífice, Rune Lindblad, era el auténtico padre de la experimentación electrónica sueca. Con una carrera que contaría con más de doscientas composiciones y que se desarrollaría a lo largo de cinco décadas, tendría también un papel destacado en la formación de varias generaciones de compositores suecos en el campo de la música electroacústica en el estudio de la Academia de Música y Artes Escénicas de la Göteborgs Universitet.

No obstante, a escala popular, la activa escena cultural de Gotemburgo sería (junto a Estocolmo, Malmö y Uppsala entre otras ciudades), uno de los puntos de partida de los primeros grupos de música progresiva escandinavos a finales de los años 60, en lo que se daría en conocer como 'Progg'. Karl-Birger Blomdahl, entonces director de la Sverige Radio, fue el artífice de la visita y estancia en Estocolmo del compositor estadounidense Terry Riley durante la primavera de 1967 con el objeto de preparar la interpretación de su nueva pieza "Olson III" y de "In C" con músicos locales, que tendría un efecto fascinador entre la juventud de la época y especialmente entre los grupos participantes, siendo el desencadenante directo en la creación de bandas como Pärson Sound (origen de Träd, Gräs och Stenar), y Arbete och Fritid.

A diferencia del rock progresivo británico, el 'Progg' no se constituyó como un género o estilo musical concreto, sino como un movimiento político, social y cultural que concentraba una amalgama de ideologías de izquierdas, esencialmente anticapitalistas y anticomerciales, y que a su vez tenía manifestaciones artísticas afines en el teatro, el arte y la música. La escena musical asociada era tan heterogénea como el movimiento mismo, y en él tenían cabida diversos géneros que iban desde el rock/pop, el folk, el jazz, el reggae, la psicodelia y el rock progresivo.

A comienzos de los años 70, la escena local de Gotemburgo estaba poblada por bandas muy politizadas de gran éxito como Nationalteatern, Nynningen o Motvind, sin embargo en 1969 había surgido un grupo casi exclusivamente instrumental, que a diferencia de la mayoría de los conjuntos de la escena 'Progg' usaba sin complejos la electrónica y concebía el estudio de grabación como un instrumento más; Älgarnas Trädgård.

Influidos por King Crimson, Terry Riley, Pink Floyd o Third Ear Band y considerada por muchos como una de las mejores bandas de rock progresivo sueco, Älgarnas Trädgård utilizó órgano eléctrico, Mellotron, un sintetizador EMS VCS3 y el primer Moog Modular que llegó a Suecia en su álbum de debut, Framtiden Är Ett Svävande Skepp, Förankrat I Forntiden (1972). Sin embargo la música contenida en este elepé, tenía más similitudes con el movimiento del rock alemán, el mal llamado 'krautrock', de grupos como Amon Düül II, Agitation Free o los momentos más flotantes de la primera etapa de Tangerine Dream, que con la música progresiva que por entonces se venía desarrollando en el Reino Unido.

La llama de Älgarnas Trädgård se extinguió hacia 1975-1976, no sin antes completar un segundo álbum en 1974 que no sería publicado hasta veinticinco años más tarde. Pero no pasaría mucho tiempo hasta que otro grupo de Gotemburgo totalmente instrumental y basado en la música electrónica, absorbiera la mayor parte de las influencias minimalistas, la música experimental y el movimiento que estaba teniendo lugar en Alemania alrededor de la 'kosmische musik' y creara una obra única dentro del panorama de la música popular sueca.

Mikael Bojén, líder de Anna Själv Tredje, en el centro secundado por nuevos miembros de la banda tras el lanzamiento del LP Tussilago Fanfara en 1977
Mikael Bojén en el centro, junto a otros miembros de Anna Själv Tredje que se 
incorporaron a la banda tras el lanzamiento de Tussilago Fanfara en 1977.
En 1970, dos amigos de Gotemburgo, Mikael Bojén (1954), e Ingemar Ljungström (1953), comenzaron a trabajar juntos en un proyecto musical basado en la música electrónica cuando contaban con apenas diecisiete años de edad.

Desde un principio las inquietudes musicales del joven dúo iban más allá de la escena 'Progg' que comenzaba a ser predominante en su país. Los artistas que darían forma al sonido que perseguían serían, por un lado, los músicos minimalistas estadounidenses: Terry Riley, La Monte Young y Steve Reich, y por otro, los principales representantes de la música cósmica alemana; Tangerine Dream y Klaus Schulze, que en aquellos años se encontraban en su etapa más experimental.

Otras influencias vendrían por parte de la banda de rock psicodélico sueca Träd, Gräs och Stenar y el colectivo Arbete och Fritid con su fusión de jazz, música experimental y músicas étnicas. Los grupos experimentales Third Ear Band y The United States Of America, así como la banda de folk psicodélico The Incredible String Band también se cuentan entre sus influencias de entonces.

En 1971 adoptaron para su proyecto el nombre de Anna Själv Tredje (literalmente, Santa Ana Triple o Anna Selbdritt en la tradición anglosajona), que hacía alusión a la figura iconográfica procedente de los evangelios apócrifos, tantas veces representada desde el siglo XIV en cuadros, retablos y esculturas, de Santa Ana, madre de la Virgen María, a ésta y al Niño Jesús en su regazo en una misma composición. Bojén y Ljungström tomaron como inspiración un retablo del Quattrocento, muy probablemente la famosa pintura Sant'Anna Metterza que el gran artista italiano Masaccio realizó sobre este motivo circa 1424.

El joven dúo comenzó a darse a conocer por medio de conciertos dentro de la efervescente escena 'underground' sueca, e incluso en diversas ocasiones ofrecieron demostraciones en escuelas, donde eran contratados por petición de los profesores de música con la intención de dar a conocer a sus alumnos la 'música del futuro'. Esta situación se mantendría a lo largo de seis años en los que adquirirían cierto renombre dentro del 'Progg' y llamarían la atención del sello más importante de este movimiento; Silence Records.

Creado en Estocolmo al calor del movimiento 'Progg' en 1970 por dos amigos, Anders Lind y Joseph Hochhauser, Silence Records se convirtió en el primer sello independiente sueco nacido con la intención de canalizar comercialmente, al margen de las casas discográficas establecidas, la música de artistas de la escena 'underground' de su país. El mismo año de su fundación Silence alcanzaría renombre internacional al publicar el álbum The Lord Of The Rings del teclista Bo Hansson.

No obstante, en la primera mitad de los años 70, a diferencia de MNW, el otro gran sello del movimiento, Silence Records adquiriría mala reputación dentro de la escena 'Progg' por su tendencia a publicar álbumes de artistas con letras poco comprometidas políticamente o directamente música instrumental. Bandas de su catálogo como Kebnekajse, Ragnarök, Samla Mammas Manna o los propios Älgarnas Trädgård se encontraban dentro de ese grupo que priorizaba la fusión de música folk, rock progresivo y largos pasajes instrumentales sobre la crítica política y social. Por tanto, en ese contexto en el que convivían influencias dispares no resultó extraño que un dúo completamente instrumental como Anna Själv Tredje llegara a un acuerdo con Silence para la publicación de su primer LP.

La música que había venido desarrollando Anna Själv Tredje en los años precedentes estaba fuertemente apoyada en órganos eléctricos, algo que no cambiaría cuando iniciaron la grabación del elepé en el apartamento de Mikael Bojén en Gotemburgo el 15 de enero de 1977. Como era previsible, el músico no disponía de los refinamientos habituales de un estudio profesional, más allá de dos grabadoras Revox A 77 y el auxilio de otro amigo, Lars Engdahl, ejerciendo funciones como ingeniero de sonido. De hecho, la grabación se hizo de manera directa con las dos grabadoras utilizando la técnica del 'overdubbing', en este caso grabando en una Revox y después reproduciendo el material registrado a la vez que procedían a grabar con la segunda unidad, sin realizar en ningún caso más de un 'overdub' simultáneo. La grabación del álbum concluyó el 11 de abril de 1977, apenas tres meses después de su inicio.

El cartel utilizado por Anna Själv Tredje en la gira por Suecia de Tussilago Fanfara en 1977
Cartel base que anunciaba los conciertos de la gira 
de presentación del álbum Tussilago Fanfara de 
Anna Själv Tredje en Suecia durante 1977.
Poster: Proggposters.se
La instrumentación que utilizaron Bojén y Ljungström para el álbum asombra por lo exigua y elemental que es bajo estándares actuales. La fuente de generación sonora principal estaba integrada por tres órganos eléctricos que no eran precisamente la última novedad del mercado; un órgano combo italiano Farfisa, otro japonés Ace Tone y un Hammond, a los que se sumaba un clavicordio eléctrico Hohner Clavinet. El único sintetizador de la grabación era el instrumento británico EMS VCS 3, que cumpliría las habituales funciones de barridos y efectos siderales, además de aportar la fuente sonora para la secuenciación. Cabe recordar que el insigne sintetizador británico carecía de secuenciador interno, por tanto las escasas secuencias existentes serían interpretadas a mano.

Además de la guitarra eléctrica interpretada por Bojén a la que aplicó diversos efectos de 'flanging' o 'delay', cabe añadir la percusión (prácticamente un simple tambor), algunas voces procesadas, y casi como si de un instrumento más se tratara cabe referirse al Dynacord Echocord Tape Echo, uno de cuyos modelos se utilizó con profusión en la grabación.

Desde el punto de vista tímbrico el joven dúo sueco no realizó una grabación innovadora habida cuenta los escasos medios de los que disponían, pero en cambio hicieron un gran esfuerzo por intentar enmascarar en lo posible los sonidos de fábrica propios de los órganos mediante diversos efectos de delay, flanger o trémolo, así como mediante la superposición de 'overdubs'. En este sentido las grabadoras Revox obraron casi como si de un instrumento más se tratara.

La cara A del LP original se abre con "Mossen" (Pantano), una pieza de poco más de siete minutos y veinte segundos, que comienza con sonidos ululantes, misteriosos, que recuerdan a la escena de una película de terror, a la vez que los órganos comienzan a dibujar una serie de acordes fantasmagóricos y 'tone clusters' de pesadilla, configurando un inicio de carácter más terrenal que cósmico. El tono oscuro del comienzo se va abriendo a la luz con una tímida secuencia, con la imperfección habitual que le confiere el hecho de estar hecha a mano, y que va adquiriendo importancia hasta convertirse en protagonista, mientras los órganos siguen dibujando al fondo un paisaje cósmico-minimalista muy cálido al que se suma también el Clavinet. Hacia el final de la pieza, la secuencia se vuelve, si cabe, más repetitiva mientras los órganos recobran parte del protagonismo hasta que se diluyen

Los elementales patrones secuenciales de "Mossen" suenan forzados no sólo por su ejecución manual, sino también porque da la sensación de que con ellos se realizó un 'loop' con la grabadora Revox y se modificó su velocidad de reproducción para poder llevar a cabo los cambios de octava, de ahí la imperfección manifiesta de su sonido. La atmósfera de este tema recuerda especialmente a la primera mitad de la emblemática pieza "Traummaschine" del álbum de debut de Ash Ra Tempel de 1971.

El artista Tom Benson se encargó del trabajo artístico del LP Tussilago Fanfara del grupo sueco de música electrónica Anna Själv Tredje
La idílica ilustración de Tom Benson que preside la contraportada 
 del LP de Anna Själv Tredje, Tussilago Fanfara (1977).
El segundo y último tema de la cara A del LP es "Inkomster Utanför Tiden" (Ingresos fuera de tiempo), que cuenta con una duración de once minutos y medio aproximadamente. La pieza se abre con voces tratadas con efectos de cinta, totalmente ininteligibles, como murmullos que se mantendrán a lo largo de todo su desarrollo, a la vez que se escucha un viento sideral de fondo que viene y va, originado por el VCS 3. De modo paulatino se suman los órganos y la percusión, a la vez que una melodía de órgano le da al conjunto un aire casi orientalizante, muy cercano a experimentos similares de Terry Riley incluidos en sus álbumes de finales de los años 60 y principios de los 70. Otro órgano aparece para hacer el contrapunto mediante una serie de arpegios un tanto anárquicos que aparentan ser improvisados. 

Hacia la mitad de la composición, los órganos se quedan en un plano muy secundario y el tema se vuelve más étnico si cabe. Una percusión muy simple acompaña a la guitarra eléctrica con efectos de 'delay' y algo de 'flanger' de Bojén realizando un pausado solo psicodélico de cariz descriptivo. En la parte final la percusión se va atenuando hasta detenerse por completo, finaliza el solo y únicamente continúan los murmullos y los barridos que habían presidido todo el tema hasta desvanecerse.

La cara B del LP se inicia con "Den Barbariska Söndagen" (El bárbaro domingo), que es el tema de mayor duración del álbum con sus más de catorce minutos, y el más próximo en su concepción y materialización al de los músicos cósmicos alemanes. Asimismo nos encontramos ante la pieza más elaborada de esta obra y probablemente también la más recordada.

La pieza se abre con una secuencia in crescendo muy plácida y flotante, en la que los órganos, que llevan el peso melódico, parecen estar en suspensión mientras entretejen una maraña armónica mediante su superposición hasta acaparar todo el campo sonoro. De repente, se van diluyendo los motivos melódicos anteriores y comienza una rítmica y simple secuencia de pulsos sustentada en una melodía de órgano y a la vez que crece la intensidad y se suceden barridos y lo que parece el sonido de un platillo en modo 'reverse' sobre la secuencia dando al tema un cariz cósmico, de una auténtica aventura sideral. 

En un momento dado se detiene todo y continúa una secuencia y un acorde de órgano que se repiten de manera inmutable. Un órgano va adquiriendo un papel protagonista con una secuencia repetitiva, mientras otro dibuja unas notas de fondo contrapuntuando ese bucle. Al final todo se diluye y crece brevemente la secuencia de la mitad de la pieza, que recuerda en su sonido a algunos experimentos de Klaus Schulze, hasta que finaliza el tema.

El festival de música progg de Vimmerby contó con la presencia de Anna Själv Tredje en su cartel
Anna Själv Tredje formando parte del cartel del festival 
de música 'Progg' de Vimmerby en junio de 1977.
Poster: Proggposters.se
El álbum concluye con "Tusen År & Sju Timmar" (Mil años y siete horas). El tema se inicia con un tambor y la guitarra eléctrica por duplicado de Bojén realizando un acompañamiento en segundo plano mientras en primer término desarrolla una improvisación sobre un mismo motivo melódico que recuerda sobremanera a composiciones de Manuel Göttsching como Ashra realizadas en base a 'overdubs' de guitarra. Este esquema conformará todo el devenir del tema, si bien en esta ocasión la faceta cósmica se diluye en favor de un carácter más pastoral, más cercano al folk, hecho al que contribuye el propio sonido de la guitarra eléctrica, más desnudo que en "Inkomster Utanför Tiden".

El álbum, publicado en la primavera de 1977, suponía toda una declaración de intenciones con respecto a la idea cósmica que Anna Själv Tredje pretendía transmitir. El título elegido, Tussilago Fanfara, era un juego de palabras con la denominación en latín de una planta herbácea perenne muy común en Europa, Asia y el continente americano conocida como Tussilago Farfara. En este caso 'farfara' se cambiaba por 'fanfara' ('fanfar' en sueco), es decir, fanfarria. Por su parte, el subtítulo del elepé "Intrask i kosmiska gränsmarker med", tampoco dejaba lugar a dudas; "Entrada en los confines cósmicos", que denotaba también un cierto tono poético. Por último, la contraportada del elepé incluía la cita: "Enda ursäkten att göra det totalt onödiga är att beundra det gränslöst" (La única excusa para hacer algo totalmente sin sentido es admirarlo sin límites).

Al concepto cósmico contribuyó la bella portada del LP que corrió a cargo de Tom Benson (1935-1999), fotógrafo esencial de la escena artística de Gotemburgo y también músico, cuyo trabajo estaba inspirado en la pintura surrealista, desarrollando un estilo de fotografía narrativa de tipo simbolista. Una de las características de buena parte de su obra era la de crear fotomontajes en donde resaltaban los contrastes de imágenes casi antitéticas. En el caso de Tussilago Fanfara Benson fusionó un retrato del rostro de una adolescente con la pintura de un paisaje que evoca lo fantástico, la mitología nórdica, en cierto sentido cercano al paisajismo de la pintura romántica centroeuropea que en la contraportada se concreta en una idílica ilustración de un estanque rodeado de frondosa vegetación.

Los resultados comerciales del LP son inciertos, habida cuenta que sólo apareció en el mercado sueco en una edición corta, probablemente no mucho mayor de las dos mil unidades, un hecho que además limitaría su difusión, constituyendo uno de los motivos por los que Anna Själv Tredje y su Tussilago Fanfara han pasado inadvertidos durante años al aficionado medio de la música electrónica.

Karl Gasleben y Dan Södersqvist exmiembros de Anna Själv Tredje y Älgarnas Trädgård con su proyecto synth-pop Twice A Man
Twice A Man. Karl Gasleben (izq.), y Dan Söderqvist.
Tras la publicación de Tussilago Fanfara, Ingemar Ljungström se desvincularía totalmente de Anna Själv Tredje. Incluso desde antes de la grabación, el músico, que a partir de entonces adoptaría el nombre de Karl Gasleben, ya tenía la mente puesta en otro proyecto musical electrónico/post-punk bajo el nombre de Cosmic Overdose, que desarrollaría entre 1977 y 1981 junto a su amigo Dan Söderqvist, guitarrista de Älgarnas Trädgård y colaborador en dos álbumes de Ragnarök

En 1981 y tras tres álbumes de estudio (los dos últimos con el sello Silence), el proyecto de Gasleben y Söderqvist como Cosmic Overdose evolucionaría hasta convertirse en Twice A Man, grupo adscrito en un principio al 'synthpop' con letras en sueco, que con el tiempo ha abarcado diversos proyectos 'ambient', 'trance', de electrónica experimental y música para teatro, manteniendo una prolífica carrera hasta la actualidad. 

Por su parte Mikael Bojén continuó adelante como Anna Själv Tredje y llevó a cabo una gira de presentación en Suecia de Tussilago Fanfara con la colaboración de otros músicos que incluyó un montaje visual con collages de diapositivas. A partir de entonces Bojén no abordaría ningún proyecto discográfico más y mantendría un perfil más discreto centrado en apariciones en directo en conciertos y festivales junto a otros músicos como Tommy Hansen y Per-Axel Stenström hasta comienzos de los años 80.

Bajo el nombre de Anna Själv Tredje sólo vería la luz un tema más titulado "Snöfall och daggyra ur daggfall och snöyra" en la antología Tonkraft 1977-1978: Levande musik från Sverige (1980), un álbum doble que formaba parte de una serie de recopilaciones similares aparecidas en los años precedentes, que se originaban a partir de grabaciones de bandas y solistas 'Progg' extraídas de actuaciones en directo en el programa de radio semanal Tonkraft de la Sverige Radio de Estocolmo, altavoz esencial para la difusión de las bandas del movimiento en todo el país.

Tonkraft 1977-1978: Levande musik från Sverige (1980), recopilatorio de música progg del programa radiofónico de la Sverige Radio
Tonkraft 1977-1978:
 Levande musik från Sverige (1980).
El estilo de esta pieza, compuesta por Bojén y Tommy Hansen para un eventual segundo álbum del grupo que nunca vería la luz, nos retrotrae al material que se encuentra en Tussilago Fanfara, todavía muy basado en los órganos eléctricos, presidido por toscas y simples secuencias tocadas a mano, pero en donde se mantienen intactas las influencias minimalistas y el ambiente cósmico. En enero de 1981 Anna Själv Tredje volvería a actuar en directo en Tonkraft, y ahí es donde se pierde el rastro de la banda.

Aunque nunca abandonó su actividad musical, unos años más tarde Mikael Bojén reaparecería bajo su propio nombre, ejerciendo como artista sonoro y agitador de la escena cultural de Gotemburgo con sus montajes multimedia, su música para teatro y 'sound installations' que tienen como escenario varios edificios y espacios públicos de la ciudad. Continuaría creando música electrónica, pero con un carácter más funcional, más vinculado a esos eventos aunque seguiría sin grabar álbumes.

La carrera de Anna Själv Tredje, que se extendió a lo largo de poco más de una década, se puede considerar como poco prolífica. Su único fruto discográfico, Tussilago Fanfara, y sus actuaciones en directo sólo han quedado en el borroso recuerdo de los que fueron testigos de las mismas en los años 70. Su repercusión fue muy limitada en un panorama musical todavía regido por las guitarras, y en donde una banda electrónica que componía piezas instrumentales era vista como una rareza, alejada de los principales grupos del movimiento 'Progg', muy ideologizados y contestatarios. 

Cuando en 1977 se publicó Tussilago Fanfara el movimiento contracultural sueco había perdido buena parte de su esencia inicial, más combativa, debido a las disensiones entre las distintas ideologías de izquierda que lo conformaban. En este sentido la apuesta del sello Silence por un producto alejado de condicionantes ideológicos y de naturaleza escapista quizá iba más en consonancia con los nuevos tiempos, con la 'kosmische musik' que había surgido en Alemania al inicio de la década y cuyas semillas estaban floreciendo en grupos y solistas diseminados por Europa y Norteamérica.

El arraigo de la música electrónica en Suecia a escala popular tuvo en Anna Själv Tredje y en el papel que jugó Ralph Lundsten, con una obra ya extensa a finales de los años 70, a sus principales representantes, aunque sería el grupo de Gotemburgo el único que se aproximaría por estilo a la vertiente cósmica alemana, aspecto que los convertiría en un caso singular en su país durante esa década.

No obstante, la principal influencia de Anna Själv Tredje fue sin duda la música minimalista de Terry Riley, cuyo papel como detonante para la creación de las primeras bandas 'Progg' fue clave, y su célebre A Rainbow In Curved Air (1967/1969), marcó un antes y un después en muchos de los desarrollos musicales que se sucederían en los años siguientes. Es sencillo encontrar múltiples similitudes sonoras entre Tussilago Fanfara y la obra del compositor estadounidense, no sólo en el modo como se utilizaron los órganos eléctricos, sino también en las técnicas de 'overdubbing' y la vocación improvisadora.

Menos evidente quizá sea la conexión estética con el compositor alemán Peter Michael Hamel y varios temas incluidos en su primer álbum Hamel (1972), como "Fire Of Holy Eyes", "Song Of The Dolphins", y sobre todo el trabajo con los órganos en el tema "Aura", que guardan un estrecho parecido con la obra de Anna Själv Tredje. Al fin y al cabo, Hamel también es deudor (y discípulo), de la música de Terry Riley, aunque en el caso del compositor alemán denota un aire abiertamente meditativo del que está desprovisto el álbum de los suecos.

El minimalismo fue también una influencia determinante para dar forma al sonido de los grupos cósmicos alemanes. En este sentido Tussilago Fanfara se emparenta con álbumes como Irrlicht (1972), o el doble elepé Cyborg (1973), de Klaus Schulze, aunque es más una impresión sonora por el peso que tienen los órganos eléctricos en ambas grabaciones que una similitud real. Desde el principio el músico alemán le otorga a su música un marcado carácter cósmico de fuerte influencia clásica, presidida por largos acordes sostenidos que le dan una notable densidad armónica, a la vez que un tono glacial, complementados por abundantes efectos sintéticos. Por su parte el dúo sueco apuesta por un sonido más naturalista, con ecos folk en donde son más claramente perceptibles las influencias del minimalismo, configurando un sonido más imperfecto, pero más cálido y colorido.

La influencia de la primera etapa de otras bandas como Tangerine Dream no es tan evidente, dado que al igual que sucede con Schulze, su música tiene un carácter más abiertamente cósmico. A pesar de que en álbumes como Alpha Centauri (1971), Zeit (1972), y Atem (1973), utilicen una instrumentación no muy diferente, el grupo berlinés desarrolla unos magmas analógicos y persigue unos mundos sonoros bastante más ambiciosos, que en el caso de Anna Själv Tredje apenas se dejan entrever.

Por último, en Tussilago Fanfara también se aprecian ecos de Ash Ra Tempel especialmente en el trabajo guitarrístico de Mikael Bojén en el tema "Tusen År & Sju Timmar", aunque son simples pinceladas que quedan lejos de los punteos más elaborados de Manuel Göttsching.

En definitiva Tussilago Fanfara es un álbum que adolece de un sonido primitivo y algo tosco, propio de la escasez de medios a disposición de los músicos, que sin embargo realizan un gran esfuerzo en pos de alcanzar un sonido personal, aunque con unas influencias perfectamente definidas. Es probable que si un álbum del nivel de Tussilago Fanfara se hubiera publicado fuera de Suecia a través de sellos alemanes como Ohr, Brain o Sky, o si tal vez hubiera entrado en el radar de la británica Virgin Records sin duda no habría pasado tan desapercibido.

En los últimos años, el sello Silence se ha caracterizado por reeditar en disco compacto algunos de los álbumes más notables de su catálogo. De hecho en diversas ocasiones se ha rumoreado con la posibilidad de una próxima reedición de Tussilago Fanfara en CD por parte de la discográfica sueca, aunque ésta nunca se ha llegado a materializar. Este hecho ha provocado que su edición en vinilo se haya convertido en un cotizado ítem de coleccionista alcanzando precios elevados por ejemplares en buen estado a través de subastas online.

Realmente sorprende que en plena época de arqueología sonora como la que vivimos, en la que se rescatan del olvido las grabaciones más inimaginables, un álbum de esta calidad no haya sido recuperado y más cuando este estilo de música electrónica tiene un público tan entusiasta y fiel. Sin duda Tussilago Fanfara tiene la suficiente calidad como para ocupar un lugar en la colección de todo buen seguidor del sonido cósmico alemán.

* Agradecimientos especiales a Karl Gasleben (Ingemar Ljungström), por resolver algunas cuestiones sobre la historia de Anna Själv Tredje, a Ramiro Tunin por sus siempre sabios consejos en cuestiones tecnológicas y a varios miembros del foro EMPortal por su ayuda en las traducciones del sueco.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada